Bio

118

Felipe Lion nació en la ciudad de Río de Janeiro. Nieto de violinista e hijo de un matrimonio de pequeños editores, fue incentivado desde temprano a experimentar todas las formas de arte, como parte obligatoria de su formación. A los 10 años, ya viviendo en Sao Paulo, comenzó a estudiar música en serio: piano, guitarra y teoría musical en la Escuela Municipal de Música, pero fue la literatura lo que realmente lo direccionó hacia la carrera artística. Al ver un artículo de periódico acerca de la Academia Juvenil de Letras São Pablo (AJL), reunió media docena de poemas recién escritos – de hecho, sus únicos poemas – y postuló a una de las sillas que estaban siendo puestas en disputa. Para su sorpresa, fue uno de los elegidos, el más joven de ellos, pasando a tener contacto directo con las principales figuras de la escena literaria y periodística paulistana de comienzos de los 80.

Por la sala que la AJL ocupaba en la Biblioteca Monteiro Lobato pasaron nombres impactantes de la época, como Ignacio de Loyola Brandão, Ivan Angelo, Torrieri Guimarães, Lourenço Diaféria, Marcos Rey y muchos otros. Allí se realizaban conferencias, lecturas, talleres y diversas otras actividades literarias. En este período, Felipe Lion comenzó a publicar cuentos y poemas en periódicos y en revistas literarias. La Folha de São Paulo llegó a dar una página entera de su cuaderno infantil, la ya extinta Folinha, para su cuento El Pez Volador. Publicó también dos libros de poemas, en ediciones de pequeño tiraje: Berração e Antologia do Lixo (Berración y Antología de la Basura)

A los 17 años se apasionó por una bailarina y por la danza, formándose luego como bailarín clásico. Perfeccionó sus conocimientos con una temporada en la escuela del Ballet Nacional de Cuba, después de lo cual, ya de vuelta en Brasil, creó con un grupo de jóvenes bailarines el Ballet Camerata Paulista. A pesar de un comienzo prometedor con una gira por el sur del país y varias invitaciones a otras presentaciones dentro y fuera de Brasil, la compañía tuvo que cerrar sus actividades debido a la falta de patrocinio. Lion se vio entonces en el dilema de dejar el ballet o seguir una carrera en el extranjero, dejando atrás a su familia y amigos. Optó por abandonar las zapatillas, pero no antes de hacer un último trabajo como bailarín con una participación corta, pero marcadora, en el musical Elas por Ella (Ellas por Ella) con Marília Pêra en rol estelar.

Después de dejar la danza, Lion volcó sus energías a la música y creó con el guitarrista Robert Scherb y el bajista Celso Freire, la banda de arte-rock Sex Fanzine. Las músicas densas y teatrales de Vie Fanzine, que llegó a utilizar una actriz semi-desnuda en sus presentaciones, tuvieron éxito en la escena underground de Sao Paulo y la banda se presentó regularmente en las principales discotecas de los años 90, como las legendarias Dama Xoc y Aeroanta. Debido a que siempre tenía la esperanza de ser contratada por una major, Sex nunca grabó un álbum. De hecho, al menos en dos ocasiones estuvo muy cerca de firmar con un sello importante. En una ocasión, Felipe Lion y Robert Scherb viajaron a Río para discutir el contrato, sólo para descubrir que el director artístico de la grabadora acababa de ser despedido y todos sus proyectos estaban suspendidos… Estos azares y un espectáculo desastroso ante productores principales – uno de los músicos subió al escenario después de tomar una cantidad fantástica de drogas, presumiblemente a causa de un rechazo de su novia – llevaron a la banda a su fin.

Con el fin de Sex Fanzine y después de algún tiempo de presentarse en solitario, Lion formó con Junior Gaspari (Baterista de Sex), Zé Luiz Zambianchi (bajo) y Jax Molina (guitarra eléctrica), una nueva banda, la Merlim. La banda debutó en la casa nocturna Popular el 5 de octubre de 1998, en una fiesta donde lanzó su primer EP. Merlim siguió tocando y lanzando EPs hasta que en 2008 finalmente liberó La Tempestad, su primer álbum, que tuvo la producción de Kiko Zambianchi. Además de Lion y Gaspari, el grupo está formado actualmente por los guitarristas Kike Damasceno y Guto Domingues. La banda suspendió sus actividades, mientras prepara un nuevo disco que tiene como nombre provisorio Clube dos Suicidas (Club de los Suicidas). La idea es retomar este trabajo y lanzarlo en 2018 cuando Merlim cumplirá 20 años.

En los últimos años, Felipe Lion está dedicado a un nuevo proyecto musical, Last Aliens in Rio, un grupo creado con la idea de innovar en bossa nova – un estilo que parece estar atrapado entre la emulación eterna de sus ídolos y relecturas anodinas de éxitos del pop internacional en ritmo de Bossa Nova. El primer álbum, Teu Doce Jeito de Dizer Adeus (Tu Dulce Manera de Decir Adiós), fue lanzado en 2015 por el sello sueco Mareld y el segundo salió en septiembre de 2016 por el sello italiano RNC Música. Ambos álbumes entraron en las Top Charts de la iTunes Brasil y la música O Luar de Havana (Luz de Luna en Habana) del primer álbum, llegó a ser uno de los singles de jazz más vendidos en Corea del Sur, ocupando la posición 34. Last Aliens in Rio prepara una gira y ya tiene planes para lanzar un nuevo álbum.

En literatura, después de haber publicado el libro de poemas El Arte de la Automutilación (Ateliê Editorial, 2013), Lion está finalizando el ensayo filosófico El Estado y la Muerte: una reflexión sobre el derecho de matar y morir, además de un nuevo libro de poemas.